miércoles, 25 de noviembre de 2009

*Dia Internacional de la Eliminacion de la Violencia contra la Mujer*

El 17 de diciembre de 1999, a través de la resolución 54/134, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer e invitó a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales a que organicen en ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra la mujer.

La solicitud surgió en 1981 cuando militantes en favor del derecho de la mujer solicitaron que el 25 de noviembre se convirtiera en el Día internacional por la eliminación de la violencia contra la mujer. La fecha fue elegida como conmemoración del brutal asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, por orden del gobernante dominicano Rafael Trujillo (1930-1961).


"No se ve a la violencia contra las mujeres como una violación de los derechos humanos, a pesar de que es una violación del derecho de las mujeres a vivir libres de violencia y sin discriminación. También hay cierta tolerancia social. El tema debería estar al mismo nivel que el debate por la inflación en la opinión pública. "



MITOS Y REALIDADES SOBRE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES


Mito: "La violencia contra las mujeres, cuando sucede al interior de la familia, es un problema del ámbito privado, y por ende, nadie debe meterse."

Realidad: Considerar la vida familiar como "ámbito privado" invisibiliza la magnitud del problema y perpetúa la violencia. Las mujeres maltratadas sienten que traicionan a su pareja y a su "familia", cuando cuentan a alguien lo que les pasa o cuando piden ayuda, porque hacen público lo que consideran privado. Por otro lado, reducir la violencia contra las mujeres al ámbito privado impide que la sociedad en su conjunto se haga cargo del problema. Terminar con la violencia contra las mujeres es responsabilidad de todos y todas.
Mito: "Los casos de violencia contra las mujeres al interior de la familia no representan un problema de gran magnitud. "

Realidad: En Argentina en 1 de cada 5 parejas hay violencia. En el 42% de los casos de mujeres asesinadas, el crimen lo realiza su pareja. El 37% de las mujeres golpeadas por sus esposos lleva 20 años o más soportando abusos de ese tipo. Según datos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires el 54% de las mujeres golpeadas son agredidas por sus maridos o parejas. El 30% denuncia que el maltrato se prolongó más de 11 años. Si bien estas cifras son contundentes, representan la punta del iceberg, pues, como la violencia doméstica o intrafamiliar es considerada un problema privado, pocas veces se denuncia. Las estadísticas oficiales son escasas o nulas pues no se le ha dado la debida importancia al registro de estas situaciones. Según información del BID se estima que el 25% de las mujeres argentinas es víctima de violencia y que el 50% va a pasar por alguna situación violenta en algún momento de su vida.

Mito:" La violencia contra las mujeres es un problema de las clases sociales más pobres."
Realidad: Según datos oficiales de la Dirección de Políticas de Género de la Provincia de Buenos Aires un 70% de las denuncias recibidas por violencia familiar son de la clase media. Siete de cada 10 mujeres que se presentaron como víctimas de agresiones domésticas tienen un buen pasar económico.

Mito: "Las mujeres golpeadas se quedan porque les gusta que les peguen."

Realidad: A ninguna mujer le gusta ser golpeada ni humillada. Esta es una interpretación simplista, propia de una sociedad patriarcal y machista que considera a las mujeres "culpables de todo lo que les pasa" y/o "masoquistas" porque se quedan al lado de los golpeadores. Las mujeres maltratadas sufren una desvalorización constante y un aislamiento por parte de sus agresores que les impide utilizar los escasos recursos que podrían llegar a tener. Por otra parte, la violencia física o emocional generalmente va acompañada de la económica, por lo cual las mujeres no manejan dinero, aún cuando ellas trabajen y ganen su propio salario.

Mito: "Los hombres violentos son enfermos o adictos y por eso golpean a las mujeres."

Realidad: Los hombres violentos pueden o no ser enfermos o adictos, pero su violencia no se debe a su enfermedad o adicción. Las drogas, el alcohol y/o las enfermedades pueden agudizar los comportamientos violentos, pero de ninguna manera los originan. La violencia contra las mujeres es producto de las relaciones asimétricas de poder entre hombres y mujeres. Los hombres violentos se consideran propietarios de sus parejas y esposas, pues se hacen cargo de estructuras socioculturales patriarcales transmitidas y sostenidas a lo largo de la historia. Tratar a los violentos como enfermos justifica su violencia, principalmente cuando el problema llega a la justicia. Golpear es un delito que tiene un responsable: el golpeador.

Mito: "Cuando un hombre maltrata a su pareja las cosas pueden cambiar con una buena terapia de pareja."
Realidad: Si entendemos a la violencia contra las mujeres como una forma abusiva de ejercicio del poder es fácil deducir que en una terapia de pareja así como en una mediación es imposible que las mujeres puedan manifestar su malestar y mucho menos contar lo que les sucede delante de las personas que las maltratan y/o las golpean. Los golpeadores/maltratadores ejercen, mediante amenazas e intimidaciones, dominio emocional sobre sus víctimas que hacen imposible que puedan romper el silencio delante de ellos.

Mito: "Las mujeres son maltratadas y/o golpeadas porque se lo merecen."

Realidad: Nadie tiene derecho a ejercer violencia sobre otra persona. Pensar que las mujeres "merecen" el maltrato y/o los golpes es culparlas por la violencia que sufren. Este es el argumento que utilizan los victimarios para justificar su violencia, de tal manera que las víctimas sientan que hicieron algo que los "provocó". Repetirlo socialmente es una forma de trasladar la culpa del victimario a la víctima, impidiendo que ésta última reconozca la violencia que padece.

Mito: "La violencia física es más grave que las otras violencias que sufren las mujeres (emocional, sexual, económica o social) "
Realidad: La violencia física es la más visible, pero no es más dañina que la emocional, la económica, la sexual o la social. La violencia emocional que es sostenida en el tiempo, (en la mayor parte del mismo invisibilizada por la víctima) produce daños psíquicos difíciles de resolver sin ayuda terapéutica. Las mujeres que sufren violencia emocional tienen su autoestima muy baja debido a la continua desvalorización que sufren de sus parejas. Considerar la violencia emocional menos grave que la física es negar que las emociones y los sentimientos son parte de una persona. De la misma forma, minimizar la gravedad de la violencia sexual es ignorar que la misma es una agresión que atenta contra la integridad física y psíquica de las mujeres, disminuye su autovaloración y les trae severas consecuencias para la salud y para disfrutar de la sexualidad. La violencia económica así como la social también resienten la salud de las mujeres que las padecen, pues les coartan su autonomía y bajan su autoestima.


DATOS ARGENTINA 2009


En lo que va de este año, una mujer es asesinada cada dos días en la forma más extrema de violencia de género. La cantidad ya es un 15% superior a la cifra de todo el año pasado: hasta el 31 de agosto de 2009 se registraron 121 femicidios, frente a los 105 que se conocieron en 2008.

El monitoreo estuvo a cargo de la asociación civil La Casa del Encuentro y se basó en relevamientos de agencias de noticias y diarios nacionales y provinciales. El estudio revela que los responsables de la mayoría de esos crímenes fueron los maridos o ex parejas de las víctimas.

Según un informe del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), otra cifra que aumentó fue la de las denuncias, lo que refleja sobre todo el mayor acceso de las víctimas a una atención. Sólo en la ciudad de Buenos Aires se registra una suba sostenida de demandas desde 1995. Mientras en 2007 se hicieron 4.677 denuncias en la Cámara Nacional de Apelaciones, el año pasado se recibieron 5.152.
En el caso de la provincia de Buenos Aires, las comisarías de la Mujer y la Familia recibieron 50.549 denuncias entre enero y septiembre de este año. El 80% de los casos fueron presentados por mujeres y el mismo porcentaje de denunciados fueron hombres. El 24% de las demandas incluía lesiones y un 21% reportó amenazas.

En 2008, el 46% de las denuncias de abuso sexual revelaron que el agresor era familiar de la víctima. Este año, la cifra dice que el 52% de los denunciados son maridos o concubinos y el 31% son ex parejas. La agresión que más se denuncia es la psicológica –89%– y las modalidades más frecuentes tienen que ver con los insultos y las amenazas. En segundo lugar, el 68% de las denuncias obedece a violencia física, el 30% a violencia económica y el 14, a abusos sexuales.

En el país, los casos registrados de “violencia machista” no distinguen niveles sociales: el 40% de las mujeres que se acercaron durante el último año a hacer la denuncia en la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de la Nación pertenecía a sectores pobres y un 32% era de clase media. La mayor cantidad de mujeres que se acercaron a esa oficina vivía en los barrios porteños de Flores y Lugano, aunque también hubo casos de Barracas, Palermo, Caballito y Almagro.

Los encargados de los centros de ayuda de todo el país coinciden en señalar que los lunes y los martes son los días de mayor cantidad de denuncias, y explican que eso suele responder a la resolución que se toma después de un fin de semana signado por la violencia.

DONDE CONCURRIR POR AYUDA O ASISTENCIA

En la siguiente pagina tenes un detalle por ciudades de lugares donde podes te pueden ayudar y asesorarte:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails