jueves, 22 de octubre de 2009

*Palabras Senadora FELLNER en respuesta a la agresion al Senador MORALES*


PALABRAS DE LA SENADORA LILIANA FELLNER EN EL SENADO DE LA NACION -
MIERCOLES 21 de OCTUBRE 2009 -

Señor presidente: desde que ocurrió esto con el señor senador Morales en la provincia de Jujuy, vuelven a mi mente cosas que creía superadas. Pensaba que en estos años habíamos construido algo en nuestra provincia, a la que le cuesta tanto absolutamente todo.
Recordaba aquellos años, cuando decían que Jujuy era una provincia inviable. ¡Con qué dolor escuchábamos eso los jujeños! No voy a decir qué eran esos gobernadores o cómo manejaban la provincia, pero evidentemente había mucho descontento. Y había un personaje de un gremio que entró a la Casa de Gobierno y el último gobernador —por suerte, después pudimos recorrer el camino de la democracia y de la estabilidad en la provincia— lo sacó a empujones.
Recuerdo también cómo destruyeron nuestra Casa de Gobierno. Sin embargo,hoy, ¡oh, sorpresa!, los medios lo presentan como un estadista, diciendo qué tenemos que hacer y qué no tenemos que hacer. En ese momento, algunas personas en mi provincia dijeron: “Muerto el perro, se termina la rabia”. Pero no se terminó la pobreza en Jujuy: siguió por las malas políticas. Y no voy a hacer cargo a uno u a otro partido, porque las ideologías pueden ser distintas pero, a veces, los intereses por los cuales se está detrás son los mismos.
El poder económico, en ocasiones, es el mismo, nada más que se va desde un lado al otro de la política. En efecto, en mi provincia hay mucha gente pobre y muchos, muchos excluidos. He seguido con atención las palabras dichas por el senador Morales. Vuelvo a repetir,a mí también me dolió mucho lo sucedido. No me gustó. A nadie le gusta la violencia. Quisiera que nunca hubiese sucedido lo que ocurrió ese día en la provincia. Pero esto de poner un manto de sospecha sobre toda la provincia y las instituciones que hacen estado dederecho, le hace mucho daño a la provincia y a la democracia.
Cuando se dice que la jefa de una organización social es la gobernadora y que el gobernador está sobrepasado en esto, a mí entender se está violentando el Poder Ejecutivo. Cuando se dice que la policía —y no me quiero olvidar la palabra— está “filtrada” se está violentando, señor presidente. Cuando la denuncia se hace en el juzgado federal, como bien dijo el senador recién, yel fiscal federal Mario Snopek dijo que no tenía competencia es porque no se cree en laJusticia de mi provincia y se está violentando al Poder Judicial. Eso también es violencia. Eso es violencia contra una provincia.
Cuando se generaliza las instituciones sociales —ahí sí que entramos en otro tema—se está violentando la forma que encontraron los pobres, los más excluidos, de poder tener algún tipo de trabajo a través de las cooperativas.
Se habla de la cantidad de plata que se recibe pero, ¿por qué también no se habla delos CIC que se construyen? Sólo tenemos un hogar escuela de la época de Eva Perón y hoy tiene una pileta de natación para los chicos, construida por una organización social. Quiero aclarar que los CIC son los Centros de Integración Comunitaria. En mi provincia es allí donde los municipios, las comisiones municipales y los lugares más pobres pueden tener un lugar de recreación y pueden tener salud. Es decir, cada intendente o cada comisionado decide qué pone dentro del CIC.¡Claro que esa plata viene de la Nación, por supuesto! Y se hace con autoconstrucción. He visto mujeres de las más excluidas de mi provincia que de golpe son gasistas, de golpe ponen azulejos y de golpe están construyendo porque están formando partede estas cooperativas. ¡Es cierto que están bajo las organizaciones sociales! Eso es dignidad. Y lógicamente que todo nos cuesta: y nos cuesta mucho.

El tema de la violencia, como recién decía nuestro presidente de bloque, no sólo es física sino que la agresión verbal también lo es. Por eso decía en esto “cuidado con las palabras”, porque interpreto que en esto se está violentando a mi provincia; se está violentando a los que menos tienen.
Cuando se habla de dinero, ¿por qué no hablar de las viviendas? ¿Por qué no hablar de los cordones cuneta? Por ejemplo, ¿por qué no hablar de que en localidades, en donde nunca un chico lo hubiese soñado, hoy tienen una pileta? En Jujuy, como en otras partes de este país, hemos excluido durante mucho tiempo. Hoy poder decir que están ahí, es diferente.

Mire: con todo el dolor lo digo, pero desde el punto de vista de una reflexión. Hay una organización social, como muchas otras en mi provincia —muchísimas— que tiene una cooperativa textil. Sí, señor: la presidenta fue a la inauguración de esa cooperativa textil y yo también estuve ahí porque también queríamos ver qué era. ¿Eso está mal? ¿Está mal que cuando la presidenta va a Jujuy ve dónde está la plata que el mismo Estado nacional está poniendo? Si le dicen que hay una cooperativa textil, que vaya y la vea, ¿está mal? A mí me parece que no está tan mal. Al revés: me siento orgullosa de mi presidenta cuando hace eso.

Le decía que hay una cooperativa textil que vende distintas cosas que ellos hacen. Incluso, sé que hicieron muchísimos guardapolvos para los chicos de las escuelas. Tienen un negocio en Jujuy. Los otros días escuchaba a algunas personas hablando que decían que habían comprado unas sábanas en esta cooperativa. Una dijo que las sábanas son muy buenas, están muy bien hechas, la tela es buena, el precio es muy bueno, “pero, ¿vos sabés que tiene puesto el sello de la cooperativa?” Entonces, cuando las marcas son buenas y no importa que esté hecho en uno de esos talleres clandestinos de esta Buenos Aires que sabemos que tienen verdaderos esclavos, no importa. Pero si está hecho por una cooperativa, sí porque se va con este manto de sospecha. Creo que está bien que se apruebe el pedido de informes. Es más. Mucho antes de que el senador lo planteara en el recinto, el bloque había tomado la decisión de aceptarlo según la consulta que nos hizo el presidente del bloque. Y lógicamente debe ser así porque yo también quiero que en Jujuy se ponga lo que es blanco de un lado y lo que es negro del otro.

Yo puedo decir nombres o cosas que pasaron en mi Jujuy, pero algunos ven una realidad y otros ven otra. Y ustedes bien podrían pensar qué es esta provincia, algo que nos hace mucho daño. Camino por mi provincia y no tengo miedo. También hablo, no me callo. Camino, no recibo amenazas y no tengo miedo. El problema está cuando se generaliza. Me pregunto, y es solamente una pregunta porque no justifico absolutamente nada,¿que los pobres se organicen y sean apoyados está mal? ¿Está mal que quieran entrar en el negocio de recolección de basura? ¿Está mal que quieran entrar en el negocio del transporte o solamente siempre tiene que quedar en determinadas manos y que los pobres solamente reciban un sueldo? Esas son las preguntas que me hago y eso es lo que se discute. No justifico la violencia. De ninguna manera la justifico. Pero también quiero que no se tire sobre mi provincia, sus instituciones y sobre las organizaciones sociales un manto de sospecha. Eso no puede ser porque nos hace mucho daño.

Hay cooperativas donde la gente va y trabaja. Y eso es lo que tiene que ser hablado.En realidad, hay que hablar de todo porque nadie es suficientemente malo ni suficientement bueno. Queremos ese pedido de informes para que, de una vez por todas, nos saquemos las dudas sobre Jujuy. Y lo digo para todos los que me escuchan. Jujuy es una provincia pobre, a la que le ha costado mucho sacarse el mote de inviable. Durante muchos años se trató de construir en el diálogo y se trabaja juntamente conel gobierno nacional por los excluidos de siempre ya que es una provincia de frontera. Cuidado porque también vivimos del turismo y decir que todos los jujeños vivimos con miedo nos hace mal absolutamente a todos.
FUENTE: http://www.senado.gov.ar/web/taqui/cuerpo1.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails