viernes, 2 de abril de 2010

*DNU: Decretos de Necesidad y Urgencia*




En julio de 2006 fue aprobada la ley 26.122, la cual regula la intervención del Congreso en los DNU, precisando que la Jefatura de Gabinete tiene 10 días para remitir cada DNU a la comisión bicameral, la cual debe remitir en 10 días hábiles a cada recinto su dictamen. De no hacerlo, el plenario de cada Cámara podrá realizar el control sin plazos.

Desde el reestablecimiento de la democracia, se ha incrementado sustancialmente el uso de esta herramienta, ya que mientras en todo el período entre 1853 y 1983 (130 años) las distintas presidencias firmaron solo 25 DNU,  entre 1983 y 2009 (poco mas de 26 años), fueron firmados 1061 DNU, registrando un promedio de 41 por año.

Es decir que desde el regreso de la democracia en 1983, el promedio anual de DNU casi duplica el total firmado en los 130 años anteriores de la historia argentina.

Alfonsín firmó solo 10 durante su mandato, promediando 0,1 por mes, Menem a lo largo de sus dos presidencias fue quien más firmó, llegando a 545 (4,4 por mes), De la Rúa tuvo 73 (3 por mes), Duhalde con 158 fue quien los usó con mayor intensidad (9,3 por mes). Kirchner firmó un total de 270 (5 por mes), mientras que Cristina Kirchner firmo 5 (0.3 por mes).

Cristina Kirchner firmó su primer DNU el 15 de septiembre de 2008. A mediados de enero de 2009, la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo se reunió para debatir los siguientes tres DNU, firmados por la presidenta a finales del 2008 (Expte. PE-353/08, Expte. PE-350/08 y Expte. PE-353/08).


(*) Abarca hasta el 20 de marzo de 2009.





Entre julio de 1989 y agosto de 1998 -fecha del último registro académico sobre el tema-, el presidente Carlos Menem firmó 472 decretos de necesidad y urgencia, la mayor cantidad en la historia argentina para un solo mandatario.

Algunos de los temas en los que Menem apeló a decretos de necesidad y urgencia son los siguientes:


- el ahorro forzoso de los plazos fijos;


- la privatización de los aeropuertos;


- la actualización de la jubilación mínima;


- la desregulación de las obras sociales;


- la flexibilidad laboral;


- la prohibición de la clonación de seres humanos.

 

Menem firmó en menos de diez años una cantidad de decretos casi 15 veces mayor que todos los presidentes anteriores.
 
El menemismo y la UCR en la reforma de 1994, intentaron limitar los DNU, pero la regulación quedó incompleta y fue diferida a una ley del Congreso que establecería el procedimiento de control.
 
Esa ley fue dictada recién en 2006, durante el gobierno de Kirchner y en base a un proyecto presentado por la hoy presidenta y entonces senadora; y podrá ser perfectible, pero ni Menem ni De La Rua ni Duhalde impulsaron ninguna ley al respecto.

Antes y después de la ley, y antes y después de la reforma constitucional del 94’, todos los presidentes dictaron decretos de necesidad y urgencia, pero cualquiera que acceda a un listado podrá advertir que no todos fueron iguales, ni estuvieron pensados para mejorarle la vida a la gente, o aportar a la calidad institucional.

Hasta Alfonsín (el presidente que menos apeló a ese recurso) dicto un DNU (2192/86) para fijarle los sueldos a los jueces y funcionarios del Poder Judicial.

Menem, impuso una marca en la materia y entre otros logros republicanos carga con DNU para suspender los juicios contra el Estado (34/90), instrumentar el Plan Bonex (36/90), intervenir Tucumán, Catamarca y Corrientes (DNU 103/91, 712/91 y 241/92), y aumentarles a 24, las licencias de radio y televisión que cada multimedios podía explotar (DNU 1005/99); todo claro está sin editoriales de Morales Solá o Van Der Kooy en contra.
De La Rúa,  se las ingenió para reducir por DNU 896/01 un 13 % los sueldos de los empleados públicos y las jubilaciones, y para implantar el “corralito” (DNU 1570/01), todo eso sin que por ejemplo Gerardo Morales se sintiera obligado a renunciar a su cargo.
Duhalde, siendo un presidente elegido por el Congreso y no por el pueblo, pesifico las deudas en dólares (DNU 214/02) e indexo los contratos de obra pública (DNU 1295/02), apañado por la UIA, el Grupo Clarín, Techint, Pérez Companc y el Grupo Macri.

Ni los constitucionalistas, ni los gurúes de la City porteña, ni TN o Clarín,  protestaron entonces, ni salieron corriendo a los tribunales a presentar amparos.

Cuando Néstor Kirchner asumió el gobierno en el 2003 y durante todo su mandato, siguió dictando DNU, pero la cosa comenzó a cambiar en cuanto al contenido: por esa vía se aumentaron varias veces el salario mínimo, vital y móvil (inmóvil desde 1991), las jubilaciones y pensiones (antes de la ley de movilidad) y los salarios a cuenta de las discusiones en paritarias; y hasta tuvo que apelar a ellos para recomponer las privatizaciones menemistas, como por ejemplo volver a crear el Correo Argentino después de quitarle la concesión al papá de Macri (DNU 712/04), o armar la empresa AYSSA cuando rescindió el contrato con Aguas Argentinas (DNU 304/06).

Claro que también prorrogó las licencias de radio y televisión por diez años al Grupo Clarín, a Vila y a Hadad (DNU 527/05)

Con Cristina en el gobierno, se coparticipó el 30 % de las retenciones a la soja (DNU 206/09) y se implantó la asignación universal a la niñez (DNU 1602/09), el primero ratificado por el Congreso, y el otro ni siquiera tratado aun.

¿Entonces de que se habla cuando se acusa a la Presidenta de autoritaria y de no respetar la division de poderes cuando utiliza herramientas que le son otorgadas en la CONSTITUCION NACIONAL y que tienen fuerza de LEY?

¿Sera que para ellos los DNU solo son "ilegitimos" cuando con ellos se trata de beneficiar al Pueblo y establecer un modelo de pais productivo con redistribucion de la riqueza y con justicia social?
 
 

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails