miércoles, 20 de abril de 2011

*Nos queremos quedar con una Patria más justa - por Alicia Kirchner*



Los pueblos siempre terminan dándose cuenta de quiénes defienden los intereses del bien común y quiénes eligen ser marionetas de los intereses aeropuertos afuera.

 
Cómo me gustaría que cada medida que se aplica en políticas sociales no fuera menoscabada por el simple hecho de que la toma nuestro gobierno. En lugar de celebrarla, el mediático monopolio desinforma con aviesa intencionalidad. Su objetivo es precisamente desautorizar con supuestas estadísticas los logros en políticas sociales de nuestro gobierno. Se rasga perversamente las vestiduras por los que menos tienen, los más vulnerables, los jubilados, las familias numerosas. Todo sirve para la construcción mediática, un título, un artículo, un programa. En el relato tocan la sensibilidad de quien mira o escucha. En esa construcción no tienen límites y ello los hace equivocarse y hasta quedarse con la pelota de un niño, y si no pregúntenle al licenciado Mariotto, autoridad de Servicios de Comunicación Audiovisual, que dio esa respuesta en un programa televisivo.

Cuando relatan los hechos todo lleva al Gran Culpable: “nuestro gobierno”, que no sólo no tiene sentimientos sino que siempre se equivoca. Se omite informar la verdad de millones de trabajadores que fueron explotados durante las décadas más duras y oscuras de nuestro país, a quienes se les confiscaron sus aportes previsionales. Y la de muchos otros que tuvieron que aceptar condiciones indignas de trabajo. Se omite toda mención a la reparación de derechos sociales del 2003 a la fecha. Se omite, tergiversa, y se le bajan puntos a la apreciación de los logros asociándolos al clientelismo que mágicamente ensucia todo. La verdad no tienen cara. Miles de veces me pregunto: ¿Cómo llegan a justificarse a sí mismos? ¿Cómo duermen tranquilos con tanta mentira?

Podrían mejor acudir al relato de los hechos sin aditivos, dando libertad a cada uno para interpretar la realidad. Porque la crisis 2001-2002 demostró que no fue verdad que “achicar el Estado es agrandar la Nación”. Los pobres estructurales de hoy no surgieron por arte de magia, ni son tributarios de un sino trágico. Fueron empujados a la pobreza y a la marginalidad por una sociedad que los ubicó en la categoría de marginales. Nacieron en hogares pobres y en muchos casos en provincias que también eran consideradas marginales y hasta “inviables” por un modelo económico intrínsecamente perverso.

Lo que ha hecho este gobierno desde 2003 es generar políticas sociales de inclusión social. Lo ha hecho a partir de la recuperación y construcción de un proyecto nacional y popular. Ha colocado una bisagra a la misma concepción del Estado para afirmarlo activo, protagónico y promotor de los Derechos Humanos, sociales, individuales y colectivos. Y entre ellos están los legítimos derechos de esos millones de argentinos que había excluido el modelo neoliberal.

Los pueblos siempre terminan dándose cuenta de quiénes defienden los intereses del bien común y quiénes eligen ser marionetas de los intereses aeropuertos afuera.

Néstor Kirchner inauguró una etapa política, asumiendo la legitimidad del poder en la toma de decisiones sin condicionamientos. Con sus convicciones, a las que no dejó colgadas en la puerta de la Casa Rosada, le habló directamente al pueblo. Tampoco lo hace la presidenta, Cristina Fernández, como continuadora de un compromiso ideológico y político con el país en general y con los argentinos en particular. No es para nada curioso que muchos presidentes latinoamericanos hayan decidido hablar directamente con el pueblo a través de medios audiovisuales.

La corporación mediática denominó a esta práctica “la política del atril”, porque lo que más molesta es no tener la información por anticipado para titular, no ser considerados mediadores. Porque armar el título de tapa es su estilo, y además otorga el poder de condicionar: ustedes sabrán que “parece…” que el que más cobra es el Jefe de cierre o también el poder del zocalero...

En un programa televisivo que forma parte del monopolio informativo, un político opositor de la Ciudad de Buenos Aires con cargo ejecutivo le apuntaba a sus conductores que “si mi propuesta mereció la tapa... es porque la consideraron buena para el país”. No importan los intereses del pueblo. Si aparece en tapa es bueno. Y si la propuesta es aceptada por algunos de los multimedios, entonces es suficiente, porque se supone que representa la voluntad de un hipotético porcentaje mayoritario del país. La democracia termina siendo reducida a una dictadura mediática que la subroga, subestimando a las mayorías populares.

“Piquetes, caos y reclamos de custodia policial”, titulan. Cuando estuvieron frente a situaciones similares, el orden derivó en activa represión y muerte. Si no se hubiera reparado en parte el tejido social, destruido por el neoliberalismo, entonces sí habría caos. Del caos venimos. De los piquetes que violentaban exigiendo a su vez derechos violentados. Muchos, miles y miles de quienes se manifestaban en piquetes, han encontrado una luz de esperanza. Han recuperado la dignidad de un trabajo. Han podido reconstruir la vulnerada familia. Todo esto no se hubiera logrado, a pesar de todo lo que nos falta, si nuestro gobierno no hubiera actuado con inversión social, apuntalando el restablecimiento del tejido social.

La presidenta anunció el lunes 18 de abril nuevas prestaciones para los jubilados y pensionados del PAMI. Esto es parte de la política que hablamos. Es una realidad, no se puede ocultar, ni siquiera para la oposición. El crecimiento de la matrícula escolar, la disminución de la mortalidad infantil, el control de salud del niño sano, la cobertura en la ampliación de la vacunación, la Asignación Universal por Hijo para la protección social y ahora a las embarazadas a partir de la semana 12a de embarazo, son hechos concretos que merecen sólo un titulo: Estamos trabajando por una política de derechos, queremos cada día una Argentina más plena, donde las herramientas del Estado estén al servicio del pueblo. Nos queremos quedar con una patria más justa.

*ALICIA KIRCHNER*
Ministra de Desarrollo Social de la Nación




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails